La oración simple

La oración se puede definir como una secuencia de palabras con significado completo en las que al menos una de ellas es un verbo. O sea, para que haya oración debe haber verbo. El verbo además es el parte principal de la oración y constituye el núcleo del predicado. Dicho de otra manera: no puede haber oración sin verbo.

Se llama oración simple a la que consta de un solo verbo.

El otro elemento primordial de la oración es el sujeto, pero del mismo modo que no puede haber oraciones sin predicado, sí las hay, en cambio, sin sujeto: se trata de las oraciones impersonales como veremos más adelante.

Ejemplos oraciones:

  • Juan llega tarde
  • Llueve
  • ¡Corre!
  • El chico que me presentaste está saliendo con Yoli

En resumen, la oración  puede ser simple o compuesta/compleja. La oración simple es “simplemente” la que solo tiene  un verbo. Cuando hay más de un verbo en la oración, se trata de una oración compuesta que puede ser coordinada o subordinada.


El enunciado

El enunciado es una unidad de comunicación. Se define como la palabra o grupo de palabras que comunican algo. Pero a diferencia de la oración no tiene la necesidad de estar formada siempre por un verbo. En este sentido, distinguimos entre enunciados oracionales (tienen verbo) y enunciados no oracionales (no llevan verbo). Ejemplos

Enunciados no oracionales (en negrita):

  1. < ¿Qué va a ser?

< Uno solo, por favor

  1. ¡Adiós!
  2. 3. ¡Qué bueno!
  3. (interjecciones: ) ¡Ay! ¡Santo cielo!