Oraciones subordinadas impropias

Las oraciones adverbiales impropias, aunque desempeñan la función de complemento circunstancial, a diferencia de las adverbiales propias, no pueden ser sustituidas por un adverbio. Dentro de este tipo de oraciones subordinadas adverbiales encontramos las siguientes:

  • Sub. Adv. de Causa o Causal. Aportan significado de causa. Ejemplo: No he terminado, porque me han molestado todo el tiempo.
  • Sub. Adv. de Condición o condicional. Si tengo tiempo, iré a verte
  • Sub. Adv. de Finalidad o Finales. Aportan significado de finalidad. Ejemplo: Lo arreglé para que no tuvieras más problemas.
  • Sub. Adv. Concesiva. Expresan una objeción a lo indicado en la oración principal. Ejemplo: Aunque le insisto todos los días, no es capaz de seguir las normas
  • Sub. Adv. Comparativa. Compara dos realidades. Ejemplo: Lo hice tan bien como pude
  • Sub. Adv. Consecutiva. Aportan significado de consecuencia. Ejemplo: Bebe tanto que se ha destrozado el hígado.

Las oraciones anteriores se pueden dividir en dos clases o grupos según el criterio de que complementen al verbo o complementen a toda la oración.

Si complementan al verbo, estamos hablando de oraciones complejas o compuestas que se integran en el sintagma verbal y funcionan como un complemento circunstancial.

Si  complementen a una oración, la principal, conforman conjuntos oracionales. Con este criterio, las oraciones condicionales, las concesivas y las causales de la enunciación conforman conjuntos oracionales, en los que tenemos que distinguir entre oración principal y subordinada. Todo esto lo estudiaremos con más detalle en los apartados correspondientes al estudio concreto de este tipo de oraciones.

Gracias por compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.